Espacio Creativo

Espacio Creativo es un ámbito concebido como herramienta de formación, reflexión y discusión del hecho cinematográfica que incluye publicaciones, conversatorios, análisis y opiniones de diferentes críticos, colaboradores y apasionados del cine.

CINE SURREALISTA

El cine surrealista surgió en París en la década de 1920 con la premisa de expresar el subconsciente de manera poética y supone un enfoque totalmente vanguardista de la teoría y producción cinematográfica. Esta corriente, muy influenciada por la teoría freudiana de los sueños, hacía uso de imágenes singulares, irracionales y absurdas. Con ello, los realizadores considerados representantes del movimiento (Luis Buñuel, Germain Dulac, Hans Ritcher, Fernand Léger y Man Ray) desafiaron la manera en la que se representaba la realidad en el cine.

En su conexión con el cine Dada, el cine surrealista se caracteriza por el rechazo de la psicología dramática, las yuxtaposiciones de imágenes y el uso de éstas para causar gran impacto sobre los espectadores.

Las primeras expresiones del movimiento artístico del surrealismo tuvieron lugar a principios de los años 20, en la poesía de André Breton, Paul Eluard, Louis Aragon y Philip Soupault. Estos autores experimentaron con la escritura automática, una forma de escribir donde se rompía con las normas preestablecidas y las obras adquirían un estatus racional totalmente distinto.

El término “surrealista” fue, sin embargo, acuñado por el crítico de arte Guillaume Apollinaire en relación a su obra de teatro de 1917, “Las tetas de Tiresias”. Apollinaire era una figura muy admirada por los poetas jóvenes de los años 20 y fue, en su honor, que acuñaron el término surrealista para su movimiento.

En tanto, se considera como la primera obra surrealista la colaboración literaria entre Philippe Soupault y André Breton llamada “Los campos magnéticos”. Aunque no se establecería el término surrealista «oficialmente» hasta que Breton publicó su manifiesto surrealista en el año 1924.

A pesar que desde principios de los años 20 se venían haciendo películas surrealistas –una de las primeras antecedentes es la cinta Entreacto (Entr’act, 1924), de René Clair-, se considera la primera película que contaba con todas las características de la corriente fue: La Concha y el Reverendo (La coquille et le clerygman, 1928), de Germaine Dulac, con guion del dramaturgo Antonin Artaud. 

Y le siguió Un perro andaluz (Un chien adalou, 1929), de Luis Buñuel y Salvador Dalí, considerada la obra maestra del cine surrealista; y La edad de Oro (L’age d’or, 1930), también de Buñuel, igualmente con la colaboración de Dalí.